Día de la mujer: la lucha de las primeras odontólogas | sMyOne

sMyOne

Día de la mujer: la lucha de las primeras odontólogas

Hoy, Día Internacional de la Mujer, en sMyOne queremos resaltar la lucha de las mujeres por reclamar el hueco que les corresponde en el sector dental. Hoy en día vemos las consultas llenas de odontólogas, pero desafortunadamente el camino para llegar ahí no ha sido fácil ni corto. Te contamos cómo sucedió.

La primera mujer relacionada con la odontología fue la abadesa Hildegarda de Bingen, autora de libros médicos en el siglo XII. Ella fue la primera mujer en escribir consejos para mantener una buena salud dental.

Durante la Edad Moderna en Francia, se permitió trabajar a las mujeres como barberas, profesión en la que también se dedicaban a la extracción de piezas dentales. Sin embargo, esto no se autorizó en todos los reinos de la época.

No sería hasta el siglo XVII cuando veamos a mujeres ejercer verdaderamente como odontólogas. De nuevo tenemos que irnos a Francia, donde aparecen los nombres de dos mujeres ejerciendo la profesión: mademoiselle Hervieux y mademoiselle Calais.

La primera mujer graduada en odontología fue la británica Lilian Murray-Lindsay en 1895. Años más tarde llegó a ser nombrada presidenta de la British Dental Association. De este modo también se convirtió en la primera mujer en tener dicho cargo.

La odontología en España

En España las mujeres tardarían mucho más en ejercer legalmente como odontólogas. Por mucho que lo deseaban, nadie las reconocía como profesionales, ni su familia, ni las universidades y academias.

Dos mujeres destacaron entre las primeras odontólogas de nuestro país. Una de ellas Doña Polonia Sánchez, una profesional muy criticada por los odontólogos masculinos de la época por publicitarse en los periódicos ofreciendo sus servicios pero que ha llegado a convertirse en la patrona de los odontólogos. Otra de estas pioneras es Manuela Aniorte, mujer de odontólogo que heredó el título al morir su marido y se le concedió el permiso de usarlo. Además, fue la primera mujer en escribir un libro de odontología en 1873, “El arte del dentista”.

Finalmente, las mujeres consiguieron el reconocimiento que merecían en 1883, cuando Alfonso XII las permitió ejercer como cirujano-dentistas. En 1908 se graduó la primera mujer en odontología, Clara V. Rosas. Y en 1910 se les reconocería oficialmente el derecho de estudiar en la universidad.

La lucha de todas ellas y otras que quedaron en anonimato ha permitido que en el siglo XXI las mujeres puedan ejercer y estudiar odontología como los hombres, a pesar de que queden desigualdades por resolver.

Hoy en día las odontólogas han conseguido el hueco que merecían y sus aportaciones al sector dental son incesantes. Desde sMyOne queremos dedicarle este artículo a las odontólogas que han hecho posible este tratamiento y en las que trabajan día a día por mejorar la salud de muchos pacientes.

Déjanos tu opinión

LLAMAR